La Justicia de Londres reconoce la inmunidad de Juan Carlos I en el proceso de Corinna Larsen hasta su abdicación en 2014


actualizado

Tribunal de Londres reconoce inmunidad de Juan Carlos I en el proceso de Corinna Larsen hasta su abdicación

El tribunal de Londres, considerando la acción interpuesta por corina larsen contra Juan Carlos I. por acoso falló a favor del emérito en el alegato que hizo sobre su inmunidad, según la agencia de noticias Reuters🇧🇷 “La supuesta conducta anterior a la abdicación es inmune a la jurisdicción de los tribunales de este país”, considera el tribunal.

El 8 de noviembre, los abogados de Juan Carlos I defendieron ante el Corte de Apelaciones de Londres el recurso interpuesto por el rey emérito en respuesta a la denuncia de acoso interpuesta por Corinna Larsen. La sesión duró más de seis horas en el que dos jueces (leonor rey y Ingrid Simlery) y un juez (andres popplewell) escuchó los argumentos de los defensores de Juan Carlos I pidiendo su exoneración por las acusaciones ocurridas entre abril de 2012 y junio de 2014, cuando aún era jefe de Estado.

Los abogados del Rey Emérito presentaron sus argumentos contra una decisión anterior del Tribunal Superior de Londres quien negó la inmunidad alegando que el presunto acoso se produjo en el ámbito privado, ya que Juan Carlos I ahora solo tiene un título honorífico.

Los defensores de Larsen intervinieron en la segunda parte de la audiencia y argumentaron que Juan Carlos I sólo gozaría de «inmunidad» si sus actuaciones tuvieran un interés «oficial», mientras que los hechos denunciados por su defendido «no formaban parte de una operación estatal». sino de una campaña secreta y personal».

La causa judicial se remonta a 2020, cuando Corinna Larsen interpuso una demanda contra el rey emérito en la que le acusaba de haber puesto en marcha una operación de acoso y espionaje que comenzó, según su relato, en 2012. La ex amante del monarca mantiene en secreto ella exige que los Servicios Secretos españoles desarrollen una operación con el objetivo de devolver a Don Juan Carlos la 65 millones que había transferido de sus cuentas ocultas en Suiza. También argumenta que el CNI inició una operación de espionaje en la que fue amenazada y que pretendía incautar la documentación que obraba en su poder sobre las empresas en el mar de don Juan Carlos.

Los abogados de Larsen han llegado a exponer que el rey emérito «intentó utilizarla y controlarla para que aceptara importantes cantidades de dinero que no declaró a las autoridades españolas y luego le permitió tener acceso oculto al dinero». Inicialmente Larsen aludió a que Don Juan Carlos le transfirió estos fondos «por amor», pero en el transcurso del trámite ante la Justicia británica añadió que ahora descubrió que la maniobra perseguía «motivos más siniestros».

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber mas



Villafañe Daniel

Influenciado a que otras personas se informen y estén actualizados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *